CULTURAL Y CÍVICO

CONVENTO DE LAS MONJAS DE LA CONCEPCIÓN

Arquitectura.

Este convento fue fundado el 10 de febrero de 1597. Sufrió muchos daños durante el terremoto de 1621.

Su reconstrucción comenzó en 1640, pero aún no había sido terminada cuando Morgan capturó la ciudad. La iglesia de las monjas de la Concepción -que estaba inconclusa a la llegada de Morgan, pues le faltaba la torre y su fachada principal- es una de las ruinas mejor conservadas de Panamá la Vieja.

En un ambiente tradicional y rememorando la historia de nuestro país, fue inaugurado el Convento de las Monjas de la Concepción, fundado el 10 de febrero de 1597 y considerado uno de los conjuntos monumentales históricos más importantes de Panamá Viejo.

Con un valor de 350 mil balboas, la obra de reestructuración y conservación del Convento, iniciada por el Patronato de Panamá La Vieja y financiado por Banistmo completó su primera fase la cual dispone la realización de eventos característicos, bodas y conciertos de cámara.

Bajo la responsabilidad de un equipo de arquitectos, historiadores, arqueólogos y demás, este proyecto busca el contacto de la ciudadanía con las ruinas para adquirir así un compromiso con el patrimonio de la humanidad.

Según Julieta de Arango, directora ejecutiva del Patronato de Panamá Viejo, los involucrados en este valioso trabajo tuvieron siempre presente que las ruinas son patrimonio nacional y con profesionalismo conservaron el valor histórico de estos monumentos que datan de hace más de 500 años.

Arango comenta que las reestructuraciones no fueron fácil. “Para lograr la estabilidad de las ruinas se utilizó el diseño del techo, el cual busca el punto más rígido de la estructura, que es el centro de la nave; en esta nave se encuentra un arco y de allí se sacaron dos diagonales que apuntalan los piñones de la fachada, asegurando que la iglesia no colapse hacia adentro y unos piñones con cables que impiden que colapse hacia fuera.

Otra de las rehabilitaciones que se ejecutó fue la recreación de los arcos, con ladrillos que los aseguran a la vez. Los pisos son módulos de madera de bálsamo, colocados sobre arena. y toda la intervención es de carácter temporal, o sea, desplazables, para facilitar la tarea de arqueólogos en sus intervenciones, sin tener que perturbar las facciones del lugar.

La Directora Ejecutiva del Patronato destacó que la próxima etapa del proyecto es la construcción de un módulo para la atención de visitantes turísticos y nacionales, a un costo de más de 70 mil balboas.